Saltar al contenido

Cómo limpiar tu humidificador

Cómo limpiar el humidificador

Los humidificadores son una excelente manera de aumentar la humedad del aire en tu hogar, especialmente durante los meses de invierno cuando el aire seco puede ser perjudicial para la piel y las vías respiratorias. Sin embargo, es importante mantener tu humidificador limpio para evitar la acumulación de bacterias y moho, lo que puede ser perjudicial para tu salud.

Básicamente para limpiar el humidificador, debes desmontarlo, limpiar las piezas por separado y en caso de que cuente con un filtro desechable, sustituirlo por uno nuevo. Sin embargo, en este articulo te explicaremos más detalladamente cómo realizar el proceso de una manera sencilla paso a paso.

Antes de empezar a limpiar el humidificador, asegúrate de desconectarlo y vaciar cualquier agua que haya en el recipiente. Luego, sigue estos pasos:

  • Quita el filtro: Muchos humidificadores vienen con un filtro que se encarga de eliminar impurezas del agua. Quítalo y lávalo con agua tibia y jabón suave. Si el filtro está muy sucio o ya no es efectivo, es posible que tengas que reemplazarlo.
  • Lava el recipiente: El recipiente del humidificador es el lugar donde se acumula la mayor cantidad de bacterias y moho. Lava el recipiente con agua tibia y jabón suave, y asegúrate de limpiar bien las esquinas y las superficies difíciles de alcanzar. Puedes usar una esponja o un cepillo suave para eliminar las manchas más difíciles.
  • Desinfecta el recipiente: Una vez que hayas lavado bien el recipiente, es importante desinfectarlo para eliminar cualquier germen que pueda quedar. El producto más empleado para llevar a cabo esta desinfección es el vinagre blanco, el cual gracias a sus propiedades es capaz de eliminar cualquier tipo de bacteria que se encuentra en tu humidificador. Simplemente habrá que verter un poco de vinagre blanco al agua y dejar el recipiente en remojo durante unos minutos. Luego, enjuaga bien el recipiente con agua tibia y sécalo bien.
  • Limpia la boquilla: Por último pero no menos importante se debería limpiar la boquilla, ya que es la parte del humidificador por donde se emite chorro de vapor. En algunos casos, debido al diseño de la boquilla, la limpieza se vuelve demasiado complicada, por lo que recomendamos utilizar algún utensilio que se pueda adaptar mejor, como un cepillo de dientes o incluso una pequeña escobilla para flautas.
  • Montaje final: Por último tendrás que montar el humidificador de nuevo para comenzar a disfrutar de un ambiente cómodo y acogedor, eso si, debes asegurarte de que estén todas las piezas secas antes de montarlo.

Con qué frecuencia se debe limpiar el humidificador

En general, se recomienda limpiar el humidificador cada una o dos semanas de uso, sobre todo si estás usando agua del grifo, ya que puede contener minerales y otros contaminantes que se pueden acumular en el humidificador. Si estás usando agua destilada, es menos probable que se acumulen contaminantes y puedes limpiar el humidificador con menor frecuencia, pero sin olvidarse.

Además, existen una serie de motivos por lo que se debería limpiar el humidificador de forma urgente:

  • Si notas que el humidificador está emitiendo un olor desagradable o si se acumula moho en el interior, es hora de limpiarlo inmediatamente.
  • También es importante limpiar el humidificador si notas una disminución en la eficiencia del humidificador o si se está obstruyendo con regularidad.

En caso de disponer de un humidificador grande la frecuencia de limpieza también será menor que si tienes un humidificador pequeño, pero lógicamente el tiempo empleado en la limpieza del humidificador grande siempre será mucho mayor que en la limpieza del modelo más pequeño.

Como puedes ver, no existe una regla de oro que indique la frecuencia con la que debes limpiar tu humidificador, sin embargo, es importante que tengas en cuenta que debes limpiar el humidificador de manera regular para evitar la acumulación de moho y bacterias que pueden ser perjudiciales para la salud.